viernes, 11 de abril de 2008

Nueva serie: Chicas malas (1)

Nunca me he creído esos cuentos chinos de que las mujeres somos ángeles bondadosos, mensajeras de la paz y criaturas celestiales. Quien diga eso, desde luego, no conoce a mi familia. Ni a mi familia ni la historia de la humanidad, pues no hace falta ser muy leída (yo no lo soy, desde luego), para toparse con señoras que asesinaron, arrasaron y sembraron el mal por doquier.

Así que, para demostrar que la maldad no tiene sexo, voy a ver si formo un grupito de malas malísimas y os las doy a conocer, u os las presento desde mi particular punto de vista, para que no olvidéis, señores lectores míos, que hay que tenernos miedo, mucho miedo.

No sólo hablaré de chicas malas, también meteré en el saco a algunas buenas que me caen bien, pero sin cambiar el título de la serie, porque si la llamo "Chicas buenas", no la lee ni dios.

Y para ilustrar esta entradita, os pongo una foto de Tokio Hotel, ese grupo extraterrestre que vuelve locas a las niñas de mi barrio y canta engendros cuyos versos acaban siempre en "you". Os preguntaréis qué tiene que ver Tokio Hotel con las chicas malas: pues que hasta hace cuatro días yo pensaba que el cantante era una de ellas.

3 comentarios:

Helua dijo...

oye, imagino q este dicho es muy viejo, pero yo, siempre he pensado q tenía algo de razón y dice: "Las chicas buenas van al cielo, y las malas.. las malas van a todas partes! Un beso.

Tana Marcchese dijo...

Bien por la Verdugo, ya era hora de que alguien se ocupase de nosotras.

¿Entra en esta categoría la Patiño? Porque mira que es mala la condenada...

Merche Verdugo dijo...

Hola, Helua. Esa frase dicen que es de Mae West, que era un pozo de sabiduría y maldad, digno de figurar en esta sección. Un besito.
Tana, amore, si Patiño critica a alguien, a mí ese alguien me cae inmediatamente bien. No te digo más, cara.