miércoles, 2 de abril de 2008

Torpe, más que torpe

Mira que hay gente torpe suelta por el mundo. O peseteros, vete tú a saber, que por no contratar a un profesional como cualquiera de mis compañeros (insisto en que lo mío son los suicidios consentidos), para eliminar a un rival montan unos chochos de mil pares de narices.

Me refiero, por ejemplo, a Ed Crane, ese mediocre peluquero de un pueblecito perdido en la California profunda que, un buen día, descubre que su mujercita Doris le pone unos cuernos como los de Rodolfo el Reno con uno de sus amigos, propietario de unos grandes almacenes (grandes para la escala en la que nos estamos moviendo, no olvidemos lo del pueblecito perdido en la California profunda).

Pues bien, al torpe de Ed no se le ocurre otra que chantajear al tipo que se revuelca con su parienta. Diez mil dólares serán suficientes, es lo que necesita para incorporarse como socio capitalista de un embaucador que acaba de visitar la localidad. El negocio, emergente entonces y bien implantado en la actualidad: la limpieza en seco de prendas de vestir.

Y cuando las cosas se tuercen, mete el cazo hasta el fondo por lo que te decía antes, por no recurrir a profesionales. La cadena de desgracias provocadas por el peluquero llegaría de aquí a la China Popular, que diría aquel. Desgracias tragicómicas, eso sí, que los Coen saben de esto un rato largo.

Bien, espero que al menos la historia sirva de ejemplo y que cada cual entienda que debe centrarse en lo que conoce, los peluqueros en sus pelos, los carpinteros en sus maderas, los fontaneros en sus tuberías… Y cuando haga falta un profesional del ramo, pues ahí están Merche, Remy, Jef…

Que todo el mundo tiene derecho a vivir de su trabajo, coño.


El hombre que nunca estuvo allí (2001)
Director: Joel Coen
Guión: Joel Coen y Ethan Coen
Intérpretes: Billy Bob Thornton (Ed Crane), Frances McDormand (Doris Crane), Michael Badalucco (Frank Raffo), James Gandolfini (Big Dave), Katherine Borowitz (Ann Nirdlinger), Jon Polito (Creighton Tolliver), Scarlett Johansson (Birdy Abundas), Richard Jenkins (Walter Abundas), Tony Shalhoub (Freddy Riedenschneider), Adam Alexi-Malle (Jacques Carcanogues), Peter Schrum (William von Svenson).

2 comentarios:

Alfred dijo...

Todavía recuerdo lo que nos reímos yo y otro amigo mío con esta peli, cuando la vimos en el cine, hace ya varios años. También recuerdo que éramos casi los únicos que nos reíamos a carcajada limpia, en aquella sala, durante la proyección. Después he comentado esto mismo, lo mucho que me reí viéndola, con alguna otra persona que también la había visto, y siempre se suelen quedar extrañadas de que me echara semejantes risas con la disparatada y rocambolesca historia del peculiar barbero al que interpreta en la cinta, magistralmente, el señor Billy Bob Thornton. Alguna de estas personas incluso llegó a decirme, medio espantada, que a ella le había parecido, muy por el contrario, una historia de lo más triste.

La gente es que no tiene sentido del humor, está claro.

Un saludo.

Ricardo Bosque dijo...

De lo mejor de la película, comprobar el volumen de desgracias que puede llegar a provocar un mediocre malintencionado (me recuerda a un tal Ansar) y la inexpresividad absoluta con que Ed Crane se toma todo lo que va sucediendo a su alrededor, como si no fuera con él.

Una joya (otra más) de los Coen